Foco Paul Verhoeven

Todos los miércoles y sábados, (*) salvo donde se indique, hasta el 13 de diciembre.
Presentaciones a cargo de Jesús Rubio
Auditorio Fahrenheit

Paul Verhoeven es de los directores que hacen gozar al público mediante las armas secretas del cine: un erotismo que oscila entre la insinuación y lo explícito, la liberación de los sentimientos más oscuros de los personajes, el desafío a la censura y la corrección política, cierta franqueza con el cuerpo que incluye lo sexual pero lo excede hasta celebrar el nudismo y lo escatológico. Verhoeven suele colocar al espectador en un lugar placentero y un poco culpable, como el del chico que se tapa la cara con la mano para no mirar una escena de horror, pero no puede impedir separar los dedos. Así, en ‘Bajos instintos’, éste puede espiar la pelvis de Sharon Stone desde la incómoda y fascinada perspectiva de Michael Douglas, pero también puede participar en la guerra desde la concepción de los soldados fascistas en ‘Invasión’, o disfrutar de la lucha sin cuartel entre bataclanas de ‘Showgirls’. (Quintín en ‘La lectora provisoria’)