Jueves 12 al Lunes 16 de julio

Clásicos del Cine Mexicano

El Laboratorio de Restauración Digital de la Dirección de Acervos de la Cineteca Nacional de México ha reparado películas clave en la historia del cine de aquel país, que merced al talento de sus directores continúan impactando en nuevas generaciones.
Con la digitalización, sonorización y corrección de imágenes, todas tareas que conllevan muchas horas de esfuerzo y dedicación, esa Cineteca ha podido preservar memoria cinematográfica, haciendo al espectador actual cómplice de personajes -por ejemplo- del cine negro o de las diosas que supieron inundar en su momento la pantalla grande azteca. Esa primera parte de esta colección, titulada “Cine mexicano de la época de oro”, incluye títulos como Distinto amanecer (Julio Bracho, 1943), Salón México (Emilio Fernández, 1948) o Macario (Roberto Gavaldón, 1959); que podrán disfrutarse, junto a otros filmes no menos célebres pero más recientes en su realización, como La pasión según Berenice (Jaime Humberto Hermosillo, 1975) o El lugar sin límites (Arturo Ripstein, 1977); todo en pantalla grande y con una extraordinaria calidad de proyección